¿Cargas el móvil en el coche? ¡Cuidado, podrías quedarte sin teléfono!

Subes al coche y antes de arrancar colocas el móvil delante de la caja de cambios. Lo enciendes y ves que te has olvidado cargarlo, pero no pasa nada, porque para eso está el puerto USB de tu coche. ¿O no?

Si eres de los que suelen cargar el móvil mientas conduces de camino al trabajo o durante cualquier trayecto, deberías dejar de hacerlo, pues no es bueno cargar el móvil en cualquier toma USB, incluso podría ser negativo.

Una toma USB no siempre es un puerto de carga
Aunque pensemos que cualquier USB del coche es perfecto para cargar nuestro móvil, debemos tener en cuenta que no están pensado para ello. El motivo es que el puerto USB del coche da menos electricidad de la que necesita nuestro teléfono para cargarse, provocando que el móvil consuma una energía mayor que la capacidad de dicho puerto. Algunas de las consecuencias de cargar el móvil en el coches es que se dejen de cargarse, se bloqueen o incluso deje de funcionar.

Normalmente, los fabricantes usan USB 1.0 y USB 2.0 para los coches pues están pesando para conectar un pen drive y reproducir música, por ejemplo, pues no necesitan tanta energía.

Cómo cargar el móvil en el coche
Aunque si que existe una forma de cargar el móvil en el coche sin correr el riesgo de estropearlo. Y es que, lo mejor sería comprar un cargador para el móvil y conectarlo al puerto del mechero. De esa forma, obtendrías la energía suficiente para cargar el dispositivo.

Recuerda, debes conectar tu teléfono antes de arrancar el coche, pues usar el móvil conduciendo está prohibido. Si todavía no tienes tu permiso de conducir, ven a nuestras autoescuelas situadas en Villar del Arzobispo y en Llíria y aprende con los mejores.

Nuevos cambios para sacarse el permiso de conducir en 2019

Imagen de Silvia Iniesta Cogolludo de Pixabay

La Dirección General de Tráfico ha promovido diferentes medidas que variarán significativamente la forma de obtener el permiso de conducir con el objetivo de reducir la alta siniestralidad de las carreteras españolas y que se prevé que entre en vigor el 1 de julio.

Para realizar el examen teórico común (por ej. teórico del permiso B), será necesario recibir al menos ocho horas de un curso presencial que pondrá especial atención a los colectivos vulnerables en la carretera, los factores de riesgo de accidentes, los sistemas de seguridad y normas de circulación. Otro de los puntos que se incluirá en estos cursos es el tratamiento de los accidentes como un problema de salud pública que podrá contar con testimonios presenciales o en vídeo de víctimas. El objetivo de este curso es concienciar de la responsabilidad que se asume al conducir pero también evitar que haya conductores que aprueben el test sin acudir a clase.

Los cambios pensados para el examen teórico impedirán que el aspirante apruebe a base de repetir las preguntas de los test, sino que se proyectará un vídeo en el que se deberán señalar las situaciones de riesgo o las formas de actuación más seguras que se asemeje más a situaciones reales. Además se aumentará el tiempo para realizar el examen pero se disminuirá el número de fallos permitidos a un 10%, mientras que actualmente se mantiene en un 20%.

El examen práctico también se enfrenta a importantes cambios. El primero de ellos es que si se suspende la primera convocatoria se deberán esperar quince días para volver a examinarte. Si se vuelve a suspender se tendrá que esperar treinta días para evitar que los alumnos se presenten poco preparados. Además, con este mismo objetivo, el alumno deberá realizar cinco prácticas obligatorias entre el suspenso y la siguiente oportunidad.

La autoescuela Grupo Quílez se adapta a los próximos cambios con la finalidad de que nuestros próximos alumnos se saquen el permiso de conducir de la forma más sencilla posible. Si estás pensando en sacarte el permiso de conducir no dudes en preguntar. ¡Prepárate para obtener tu permiso con nosotros!

Las 5 normas nuevas que debes conocer para circular por las carreteras españolas en 2019

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 28 de diciembre un Real Decreto que modifica algunas de las normas viales con el objetivo de reducir la siniestralidad en las carreteras. Estas son las medidas que entrarán en vigor en 2019:

  1. Disminuye la velocidad máxima en carreteras convencionales a 90 km/h. Las vías de doble sentido reducirán su límite de velocidad de 100 a 90 km/h, independientemente de la anchura del arcén, una medida que afecta a más de 10.000 kilómetros de carretera. El límite de 100 km/h se mantendrá en aquellas vías de doble sentido pero que estén separadas físicamente.
  2. Otra de las normas previstas es disminuir el límite de velocidad en vías urbanas a 30 km/h en calles de un solo carril. En muchas ciudades ya se aplica esta medida para facilitar la convivencia entre peatones y conductores y así reducir el número de muertos en ciudades, pero desde el Gobierno se pretende unificar esta medida.
  3. Reforzar el carné por puntos en algunos comportamientos que se consideran peligrosos como el manejo del móvil al volante, que restará 6 puntos en lugar de los 3 actuales. También se penalizará más duramente no utilizar correctamente los sistemas de seguridad y circular con exceso de velocidad.
  4. Modificación del sistema para obtener el permiso de conducir, ya que será obligatorio superar un curso presencial para poder examinarse del teórico de 6 u 8 horas, según el tipo de permiso. Por otro lado, por cada examen práctico no apto, el alumno estará obligado a recibir 5 clases prácticas, como mínimo, para poder presentarse de nuevo.
  5. Se endurecen las penas por imprudencias al volante, que supondrán de 4 a 9 años de cárcel. Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas será un agravante y no un atenuante como anteriomente. También se considerará delito el abandono del lugar del accidente.

Ahora ya tienes la información. Recuerda seguir las normas y tener mucha precaución al volante. Y si todavía no tienes el permiso de conducir, llámanos y te informaremos sobre cómo obtenerlo con todas las garantías de GRUPO QUÍLEZ.

El limbo legal de los patinetes eléctricos

En los últimos meses, la demanda de los patinetes eléctricos como una alternativa de movilidad urbana ha ido creciendo de forma considerable, planteando diferentes preguntas: ¿por dónde deben circular?, ¿deben usar casco sus conductores? o ¿existe algún seguro para casos de accidentes? Debido a la capacidad de cada ciudad para decidir sobre este tipo de vehículos, las actuales regulaciones difieren en gran medida en los diferentes municipios que todavía están adaptando sus leyes para este tipo de transporte.

Por su parte, la Dirección General de Tráfico (DGT) está estudiando diversas medidas para regular los patinetes eléctricos que se encuentran dentro de la tipología de los vehículos de movilidad personal (VMP) es decir, no pueden ser considerados ni peatón, ni vehículo. Entre las medidas que plantea la DGT está la limitación de la velocidad a 25km/h, prohibir el uso de auriculares y la circulación por las aceras, así como la posibilidad de realizar test de alcoholemia y drogas a los usuarios.

En cuanto a los seguros, la novedosa integración de estos vehículos a nuestro día a día ha provocado algún que otro vacío legal sobre todo, a la hora de establecer responsables en casos de accidentes, ya que cualquier miembro de la familia puede usarlo. Tanto la DGT como el Ministerio del Interior barajan la posibilidad de exigir un seguro obligatorio a los usuarios ya que pueden causar daños a terceros, al igual que cualquier otro medio de movilidad. Aunque por el momento, cada ayuntamiento puede regular de forma independiente el uso de los patinetes hasta que se formule una normativa que englobe a todos los vehículos. No obstante, ya existen aseguradoras que, dependiendo de la clasificación de dichos vehículos, incluyen la responsabilidad civil del conductor dentro de la póliza de hogar o bien en póliza especifica.

Por otra parte diferentes ayuntamientos, como el de Valencia, están perfilando cambios en sus normativas de circulación para incluir las directrices marcadas por la DGT, como la obligación de que los patinetes eléctricos circulen en la medida posible por el carril bici a una velocidad máxima de 20km/h, quedando totalmente prohibido su circulación por las aceras. También podrán ir por las ciclocalles, vías de sentido único y la zona 30 a no más de 30 km/h.

Si tiene cualquier duda sobre sus necesidades en este tema, no dude en ponerse en contacto con GRUPO QUÍLEZ, donde analizaremos detalladamente su caso personal y le asesoramos profesionalmente como expertos en riesgos y seguros.