Un proyecto de vida,  un proyecto de empresa

Un proyecto de vida, un proyecto de empresa

Un día como hoy, un 29 de septiembre de 1964, se escribía la primera página de la historia de Grupo Quílez. Ernesto Quílez Cortés junto a su socio José Alcaide presentaban a examen de conducir los primeros alumnos de la autoescuela de Villar del Arzobispo.

Semanas antes, habían abierto las puertas de la primera autoescuela de la comarca de los Serranos bajo el nombre de ‘Autoescuela Alqui’.

P1050985

Por aquel entonces, ya circulaban por las carreteras españolas algunos de los popularmente conocidos Seiscientos fabricados en España entre los años 1957 y 1973. Precisamente, un SEAT 600 fue el primer coche que condujeron los alumnos de la ‘Autoescuela Alqui’ situada en el número 52 de la calle Las Posadas. Fue en este local, hoy convertido en vivienda, donde Ernesto Quílez, el menor de 3 hermanos, habilitó un pequeño espacio de la carpintería de su familia para poner en marcha en la planta baja una gestoría y en el primer piso una autoescuela.

P1050994

Pese a que la andadura de esta empresa ya había empezado semanas antes, su fundador Ernesto Quílez siempre marcó en el calendario el día 29 de septiembre como la fecha oficial de la apertura de su negocio puesto que ese día presentaron en Valencia los primeros futuros conductores de los Serranos. Entre las anécdotas de aquel día, Ernesto siempre recordaba que después de aquella mañana de nervios no sólo de los examinandos, sino también de él como profesor, se fueron todos a celebrarlo a las fiestas patronales de San Miguel a Llíria.

Tres años después, Ernesto Quílez pasará a asumir en solitario el negocio. Poco a poco, la  gestoría y Autoescuela Alqui se fueron convirtiendo en un referente entre los municipios de la Serranía.

P1050995

En 1977 un grupo de autoescuelas de Valencia, entre las que estará  ‘Alqui’ se asocian y fundan la actual Asociación Valenciana de Autoescuelas con el fin de aunar criterios y defender los intereses del sector.

P1050993

Por estos años, el carácter emprendedor y optimista de Ernesto Quílez, le lleva a dar un paso más. En 1970 se forma como gestor administrativo en Madrid y en 1972 obtiene el título de corredor de seguros y empieza a ofrecer a sus clientes los primeros seguros de automóvil.

P1060003

A lo largo de los años lo que empezó siendo una modesta forma de ganarse la vida pasó a convertirse en un proyecto empresarial. A principios de los 90, el negocio traslada sus oficinas al número 60 de la calle de Las Posadas de Villar del Arzobispo, donde hoy continua ubicada la empresa.

Años después, sus 3 hijos, David, Mario y Mónica empiezan a liderar parte del negocio. David Quílez será el primero en asumir la actividad de autoescuela. Posteriormente, serán Mario Quílez y Mónica Quílez los que cojan las riendas de las actividades de gestoría, asesoría y seguros. En 2003 la empresa se constituye como una mercantil de Sociedad Limitada, pasando a llamarse Grupo Quílez 1964, S.L.

En la actualidad la empresa cuenta con más de 4.000 clientes. A todos ellos, queremos agradecer hoy más que nunca su confianza en esta empresa. De muchos de estos clientes, llevamos años asegurando sus vehículos, sus bienes, sus negocios, sus ahorros, haciendo sus rentas, etc. Por nuestras autoescuelas, hemos visto pasar generaciones enteras. Padres, hijos e incluso nietos que han obtenido el carnet de conducir con nosotros. En este largo camino también hemos perdido clientes, como en la mayoría de negocios y en concreto en el mundo de los seguros, los clientes son muy volátiles, pero sin duda queremos transmitir que en todo momento hemos intentado dar el mejor servicio posible.

Antes de acabar estas líneas conmemorativas no podemos olvidar nuestros trabajadores. Ellos han sido los eslabones de esta empresa. Detrás de cada uno de los clientes, está el esfuerzo, la implicación y la dedicación de todos los empleados que forman y han formado parte de este proyecto y que hoy también merecen un reconocimiento público. Sin su lealtad, armonía, trabajo en equipo y profesionalidad, este negocio que nació de la mano de Ernesto Quílez hace 50 años como un proyecto de vida no se habría convertido en un proyecto empresarial. Por ello, queremos que las últimas letras de estas bodas de oro, sean palabras de agradecimiento a cada uno de los clientes y trabajadores que a lo largo de estos años han confiado en esta empresa. MUCHAS GRACIAS!!.